Frenos hidráulicos: Consejos para el mantenimiento de la bicicleta (parte 1)

Después de recibir multitud de dudas acerca del mantenimiento de la bicicleta, finalmente nos hemos decidido a compartir con vosotros varios artículos de mantenimiento de la bici. Centrándonos en esta ocasión en el mantenimiento de los frenos. Piezas importantísimas de una bicicleta y que debemos tener siempre en perfecto estado de funcionamiento. Nuestra seguridad depende de ello.

El correcto mantenimiento de las distintas partes de la bicicleta será básico para prolongar tanto su vida útil, como además tu seguridad a la hora de montar, con más razón en el caso de los frenos hidráulicos, debido a que un mal mantenimiento puede prolongar el tiempo de frenado resultando en un accidente.

 

Mantenimiento de discos y zapatas

Existen varios tipos de frenos en el mercado, aunque desde hace unos años, en lo que a bicicletas de montaña se refiere, la gran mayoría traen montados frenos hidráulicos de disco.

En este tipo de frenos hay tres partes básicas. No son otras que los pistones, las pastillas y el propio disco de freno. De cara a poder realizar un uso correcto de estos frenos, uno de los aspectos más importantes será evitar que las pastillas estén demasiado desgastadas. Cuando esto sucede notarás cierta resistencia del disco. Además de un ruido muy molesto. Señal inequívoca de que debes prestar atención al roce de las pastillas. Ya que de lo contrario estaremos dañando el disco de manera completamente innecesaria. Con el consiguiente riesgo que tendría para nosotros y nuestra seguridad.

Sustituir las pastillas es algo sencillo, basta con sacar los pistones y reemplazar las pastillas desgastadas. Si vemos que los pistones están excesivamente sucios, podemos echar mano de WD-40 para limpiarlos con ayuda de un trapo. Evitando que el producto salpique al disco. En este vídeo de YouTube muestran cómo realizar este mantenimiento: Limpiar pinza y pistones

Para evitar las rozaduras deberás atender también al disco. El disco de freno debería estar totalmente recto para que no oscile y las pastillas de freno puedan rozar perfectamente sobre él.

En caso que no esté perfectamente acoplado, podemos echar mano de un destornillador. Los tornillos del disco de freno se suelen apretar por opuestos. De manera que asienten correctamente el disco. Lo que significa que debemos apretar primero el tornillo 1 y después el 4, luego el 3 y después el 6. Para finalizar con el 2 y el 5. Hasta no haberlos atornillados todos, no debemos aplicar una presión máxima.

 

mantenimiento de la bicicleta con WD-40

 

Hasta aquí la primera parte de cómo realizar el mantenimiento de los frenos de nuestra bicicleta.

¡No te pierdas la segunda parte la semana que viene!

Mientras tanto te recomendamos estas lecturas en caso que te hayas quedado con ganas de más consejos sobre cómo realizar el mantenimiento de la bicicleta:

www.wd40.es/gama-de-productos-wd-40/

www.mtbpro.es/afondo/guia-basica-de-mantenimiento-de-tu-mtb

www.pedalesyzapatillas.com/mecanica/como-montar-unos-frenos-de-disco/

www.joanseguidor.com/cuidado-la-bicicleta

Comments are closed.